Mabel Lozano: Cómo se convierte a una persona en esclava

Por Mabel Lozano

Habitualmente las víctimas asumen una deuda en concepto del viaje y trámites para llegar a España. Los explotadores les hacen pensar que es el precio que han de pagar por ver cumplido su sueño migratorio. Es irrelevante si las víctimas saben o no que vienen a ejercer la prostitución o si la han ejercido con anterioridad, porque se verán obligadas a ejercerla sin tener otras opciones.

Los explotadores amenazarán a las víctimas o infligirán violencia directamente sobre ellas, física y sexual, o sobre sus seres queridos. Les transmitirán miedo a la policía y a las autoridades de inmigración. De tal manera que la víctima, aislada y forzada, se someterá a la explotación como la única opción posible. Los explotadores usarán todo tipo de estrategias para crear una relación de dependencia, incluida el uso de drogas y alcohol, para que se sientan en deuda con ellos sin necesidad de excesivo control o yugo. La vergüenza y la estimación social que sufren las personas en situación de prostitución hace que las personas no pidan ayuda ni denuncien.

No se puede negar la clarísima y evidente relación entre prostitución, trata y explotación sexual.

Hay muchas voces que dicen que “la prostitución ha existido siempre”, que «es la profesión mas antigua»… La esclavitud también. Es como si en los avances realizados en derechos humanos para erradicar la esclavitud habláramos ahora de “voluntariedad”, cuestión que nunca se ha tenido en cuenta. Aunque el esclavo quiera serlo porque lo necesita para comer o porque le gusta, o es lo que conoce de siempre y considera que no tiene otra salida, no se ha planteado regularizar las situaciones de esclavitud. También han existido los sacrificios humanos a los dioses y se han erradicado, para eso está la defensa de los DDHH.

El ejercicio de la prostitución de forma consentida no implica «voluntariedad», teniendo en cuenta que puede existir un sometimiento «voluntario» a un abuso debido a su situación de vulnerabilidad económica o social, como es el caso de mujeres y niñas victimas de trata.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *