Las mujeres tratadas también merecen ser lloradas

Judith Butler hacía mención a los argumentos que actúan sobre los sentidos de las personas y desactivan el rechazo contra la guerra, en las que se distingue entre aquellas personas –y pueblos– cuyas vidas deben ser conservadas y aquellas otras cuyas vidas son prescindibles. Las primeras merecen ser lloradas, mientras las segundas no parecen merecedoras […]