El libro

“Soy un proxeneta…”.

Con estas breves, pero impactantes palabras, se presentaba, desde el otro lado del teléfono, Miguel, alias “El Músico”, que se convertiría en el protagonista de mi primer libro. Una historia real jamás contada, que muestra las sombras del mundo de la trata de personas, la prostitución y el millonario negocio desde dentro, en primera persona, con la voz del dueño de algunos de los más importantes macroburdeles que ha habido en España.

Miguel y sus socios captaron en sus distintos países de origen la friolera de 1.117 mujeres de origen colombiano, 311 brasileñas, 19 venezolanas, un sinfín de mujeres paraguayas, además de todas las mujeres y niñas rumanas compartidas con las mafias  de ese país. Así, hasta superar las 1.700…

Su historia tiene rigor de ley. No habla solo su protagonista, habla la Ley. Su condena es una sentencia firme y ejecutada. Y es que no hay más rigor que la fuerza de la Ley. Era justo el eslabón que me faltaba para completar toda la información contra este cruel delito que vulnera todos los derechos humanos.

Miguel, “el músico” vivió y construyó la transición entre la prostitución de mujeres a la trata de seres humanos. Es más, él fue uno de los primeros en darse cuenta de lo lucrativo del negocio de la compra venta de mujeres. Si la prostitución profesionalizada por sí sola dejaba mucho dinero, en la trata, el beneficio era y es… ¡infinito! Su radiografía del negocio de la prostitución como lo que es en realidad –trata de seres humanos, comercio de esclavas sexuales– es tremendamente reveladora.

Gran parte de la historia que cuenta Miguel ya la hemos escuchado antes en las escasas declaraciones de las víctimas, de las distintas asociaciones que trabajan en contra de la trata, y también por parte de la Policía y Fiscalía, pero nunca antes un proxeneta, un delincuente condenado y sentenciado, dueño de múltiples negocios, lo había admitido y corroborado.

Cuenta “el músico” las atrocidades que han cometido los amos de los clubes españoles, los verdaderos “señores de la trata”. Así se define a sí mismo. Relata que los beneficios que sacaban –y sacan– son tantos, que se convirtieron en hombres no solo ricos, sino poderosos: les temen y les respetan, sobre todo los bancos. Y no es raro, son máquinas de generar ingresos.

Desde su lanzamiento, en noviembre de 2017, El Proxeneta ha ocupado un lugar destacado en los libros más vendidos de No ficción y ha ocupado muchísimas páginas en la prensa. En este documento podéis ver un resumen de su impacto.