Motivación de la directora de Chicas Nuevas 24 Horas

Este documental es para mí un proyecto profesional y personal, después de casi 6 años de investigación y 8 colaborando con asociaciones que trabajan con víctimas de trata.

La sociedad debe saber que existe esclavitud aquí, a la vuelta de la esquina, que lo que unos llaman prostitución por lo general es explotación, abuso y violencia. La sociedad no puede vivir de espaldas, debe ser informada y no tolerar más.

La mayoría de las víctimas proceden de los mismos países – Rumania, Paraguay, Colombia…–. Esto implica que es posible realizar acciones de comunicación para prevenir en origen, dada la concentración demográfica de la mayoría de las víctimas. A la vez, estudiar y analizar el perfil de las personas explotadas aquí en España, nos permitiría conocer el rango de edad que buscan los captores y las principales características de las potenciales víctimas.

Es preciso mostrar lo que les pasa a algunas de las personas que emigran a países mas ricos y los riesgos que conlleva para despertar la preocupación de la sociedad y de las autoridades, durante tiempo ajenas a este problema.

¿Por qué nace Chicas Nuevas 24 horas?

Para PREVENIR… Chicas Nuevas 24 horas es una magnífica herramienta de sensibilización con el objetivo de prevenir la trata desde su origen, para que no más mujeres y niñas especialmente vulnerables caigan en el mismo engaño conocido y documentado.

Para PROTEGER… Visibilizando esta realidad, se puede concienciar a la sociedad e impulsar la puesta en marcha de acciones de cooperación para que las mujeres y niñas paraguayas, rumanas, etc., víctimas de trata, puedan optar a alternativas como formación y programas de autoempleo y microcréditos.

Para PERSEGUIR… A los que se lucran con la venta y explotación de mujeres y niñas, un negocio que genera 32 mil millones de dólares al año. Un negocio con máximos beneficios y mínimos riesgos, y con mas actores de los que imaginamos, que sacan tajada de este terrible delito que es una violación de los derechos humanos.

Mabel Lozano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *