Cae red de trata de personas en Palencia y hay dos detenidos

El Cuerpo Nacional de Policía ha detenido a dos personas y ha desarticulado un grupo que se dedicaba a la trata de personas y explotación sexual de mujeres extranjeras que operaba en un club de alterne en la localidad palentina de Aguilar de Campoo.

Los agentes han detenido al propietario del establecimiento, un hombre de nacionalidad española, y a una mujer, de nacionalidad brasileña, que al parecer actuaba como controladora, y han identificado a otras once personas, la mayoría mujeres de distintas nacionalidades (España, Paraguay, Brasil, Rumanía y República Dominicana), ha informado la Subdelegación del Gobierno en Palencia.

El operativo policial, en el que han intervenido agentes de las Brigadas de Extranjería y Fronteras de Madrid, Palencia y Santander, se inició tras recibir una llamada en el Teléfono de Atención a Víctimas de Trata de la Dirección General de la Policía.

La persona que hizo la llamada denunció que su pareja había encontrado a una mujer desorientada en la Estación de Autobuses de Aguilar de Campoo (Palencia), quien le manifestó haberse escapado del club “Night Rouge”, donde era explotada sexualmente y permanecía privada de libertad.

En la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Santander la mujer declaró que había llegado a España en septiembre después de aceptar una oferta para cuidar a un niño, que le realizó una mujer en su propio país.

A su llegada al aeropuerto de Bilbao fue recogida por un varón de nacionalidad española, que la trasladó en su vehículo hasta el club de Aguilar de Campoo, de su propiedad, y ordenó a una mujer, también brasileña, que le retirara el pasaporte y la vigilara, según dichas fuentes.

Posteriormente la informaron de que realmente había venido a España a ejercer la prostitución, y que debía pagar una deuda de 3.700 euros por los gastos del viaje, al dueño del club.

Después de verse obligada durante varios días a mantener relaciones sexuales con clientes y a acatar las órdenes que se le daban, finalmente pudo huir, aprovechando que sus explotadores habían dejado abierta la puerta de servicio del club.

Las gestiones policiales y la colaboración de las autoridades brasileñas, permitieron averiguar que el billete de la víctima había sido adquirido en España por sus explotadores y enviado a Brasil a la mujer que se había encargado de captar a la víctima.

Posteriormente la Policía realizó un registro en el club de alterne de Aguilar y detuvo a dos personas como presuntos autores de delitos relacionados con la trata de seres humanos, pertenencia a grupo criminal, prostitución, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y detención ilegal.

Además de identificar a otras once personas, intervinieron una katana de importantes dimensiones, tres teléfonos móviles, uno de ellos de la denunciante, además de su pasaporte y otros efectos personales.

Los dos detenidos han pasado a disposición del Juzgado de Cervera de Pisuerga (Palencia).

Fuente: La Vanguardia